Mostrando entradas con la etiqueta Etnoturismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Etnoturismo. Mostrar todas las entradas

sábado, 5 de octubre de 2019

Etnoturismo

La tendencia mundial actual respecto al turismo va más allá del simple entretenimiento, hay una forma de vacacionar que se está volviendo muy popular, se llama: Etnoturismo, es el encuentro con las diferentes formas de vivir de las comunidades indígenas y rurales.

Se refiere a las diversas actividades que pueden realizar los turistas y sus alcances por medio del encuentro con pueblos indígenas. Lo llevan a cabo vacacionistas que desean pasar un tiempo inmersos en culturas ancestrales, vivir como sus miembros y enriquecerse con su forma de ver la vida.

Diferente del turismo de masas, el etnoturismo es de bajo impacto y uno de sus fundamentos es que los visitantes se adapten al entorno y no que el entorno se adapte a los visitantes.

El etnoturismo está directamente relacionado con la revalorización de las culturas ancestrales, como una manera de generar vínculos cercanos con culturas primigenias, a través del contacto con la cultura autóctona, para aprender sus usos y costumbres del lugar.

Etnoturismo

CONSEJOS PARA EL ETNOTURISTA

Si bien es posible echarse la mochila al hombro y con buena información emprender el viaje, es preferible, sobre todo si no se tiene un conocimiento previo del país, contratar alguna de las empresas dedicadas al etnoturismo para garantizar la seguridad, el buen trato y la conservación de los lugares indígenas.

Latinoamérica es muy rica en diversidad de culturas y tradiciones. Perú, Bolivia o Guatemala son países que mantienen un alto nivel de población indígena, pero aún no están tan estructurados a nivel de empresas de viajes como Chile, Argentina o México.

Una vez elegido el destino, es importante seguir una serie de consejos para que la presencia extranjera no influya de manera negativa en la vida local. Hay que saber de antemano algo sobre las etnias con las que se va a convivir, pues algunas son más amigables con los turistas que otras.

Hay que pedir permiso para usar la cámara fotográfica, respetar sus ritos y costumbres, así como no deteriorar su entorno natural, ni alterar su ritmo de vida.

Una vez preparados para el viaje y con la información previa pertinente, sólo queda zambullirse en nuevas culturas ancestrales y retroceder mágicamente en el tiempo.

Previamente consulta a un agente de viajes y a las instituciones prestadores de este tipo de turismo.