martes, 19 de noviembre de 2019

Cambio de instalación eléctrica a gas natural


En la actualidad buscamos la fuente de energía más económica a nivel de hogar. El precio de la electricidad sigue subiendo y no parece que este hecho vaya a parar. Una de las opciones para poder ahorrar es hacer un cambio a una instalación de gas natural. Sin embargo, este cambio conlleva un coste elevado, pese a que existen ayudas para ello.

Cambio de instalación eléctrica a gas natural


Fuentes de energía a nivel de hogar

Seguramente el tipo de energía que se usa en tu vivienda para el agua caliente, la calefacción o la cocina es la electricidad, puesto que es la más usada a nivel nacional. La otra gran fuente de energía que se usa es el gas natural, bastante más económico (puede llegar a ser un tercio del coste de la electricidad).

Por desgracia, existen muchas zonas de nuestro país a las que no llega el gas natural y siguen usando butano o propano.

Instalación de gas natural en tu vivienda

Primero tienes que asegurarte de que la red abastece a nuestro hogar de gas natural. Como hemos comentado, no en todo el territorio nacional se puede disponer de gas natural como fuente de energía.

Una vez que hayamos comprobado que el suministro alcanza nuestro hogar, deberemos ponernos en contacto con la distribuidora de la zona, la cual nos proporcionará un presupuesto de instalación de gas natural y una memoria técnica.

Como la acometida se coloca bajo la vía pública se requiere que se reponga la vía pública al mismo estado anterior lo que hace que aumente el costo de la obra y que se requiera un permiso de las autoridades para suspender el suministro durante la obra. Las distribuidoras suelen hacer las acometidas pagándolas ellas y luego cobrar el alta al cliente cuando requiere de suministro.

Cuando ya tengamos la obra finalizada, el instalador nos dará un Certificado de Instalación y se emitirá el código CUPS (Código Unificado de Punto de Suministro), los cuales serán indispensables para poder dar de alta el gas natural.

Tipo de instalación de gas natural

El tipo de instalación depende del tipo de inmueble en el que se va a realizar la instalación. Hay dos tipos diferentes de instalación receptora, común o individual, aunque ambas requieren de una acometida. La acometida es la conexión entre la instalación del inmueble y la red de distribución de la compañía distribuidora.

            Instalación Receptora Común

Es la que se realiza en comunidades de vecinos y edificios. Se conecta a la toma general de acometida y, después, cada vivienda hará su instalación receptora individual.

Si el edificio posee calefacción o agua caliente centralizada, al hacer la Instalación Receptora Común es necesario llevar la canalización hasta el cuarto de la caldera general.

Para realizar este tipo de instalación es necesario que una tercera parte de los vecinos estén a favor.

            Instalación Receptora Individual

En este caso es la instalación a realizar en cada piso o en una vivienda unifamiliar. Antes de realizarla hay que comprobar que existe la anterior.  Si este es tu caso, solo hay que realizar una canalización interna y conectarla a la central.

En este tipo de instalación se coloca un contador individual fuera de la vivienda y, una vez que se compruebe que está todo correcto, sólo hay que finalizar la conexión IRC-contador.

En el caso de un unifamiliar, la IRI se conecta directamente a la red. Al construir este tipo de viviendas no se suele realizar acometida, por ser algo muy caro, por lo que se deberá hacer la acometida primero.

Precio de la instalación de gas natural

La instalación de gas natural no tiene un precio fijado debido a que cada tipo de inmueble tendrá un tipo de necesidades y consumo diferentes. Además, dependiendo del tipo de instalación, el tamaño de la vivienda o el número de radiadores por ejemplo, el coste variará.

Lo mejor es mirar diferentes presupuestos y tener en cuenta costes añadidos, como el alta en sí.

jueves, 14 de noviembre de 2019

Medios de transporte sostenibles

La movilidad sostenible es aquella que permite realizar desplazamientos con el mínimo impacto medioambiental posible. El objetivo es reducir el número de coches en circulación, para bajar los niveles de CO2 de la atmósfera y, por otro lado, que estos vehículos sean lo más sostenibles posibles.

 El sector transporte es el mayor emisor de dióxido de carbono, debido a que la gran mayoría de energía utilizada bien de combustibles fósiles. Pese a que existen algunos combustibles, como el propano canalizado, que son una energía sostenible para los coches, lo que se busca es que, más allá de consumir otro tipo de energías, se usen otros tipos de transporte.

Medios de transporte sostenibles

Andar

Obviamente es el medio de transporte menos contaminante y, además, ejercita el organismo y es totalmente gratuito.

Bicicleta

El clásico de los clásicos. La bicicleta es el transporte por excelencia de la movilidad sostenible. Es una opción con la que no dañas a la atmósfera y además te permite hacer ejercicio al tiempo que ahorras en billetes del metro o autobús. Además, con el paso del tiempo se ha ido modernizando y han aparecido nuevas formas de transporte sobre ruedas.

Aunque no tengas una propia, no te preocupes. En las grandes ciudades ya existen empresas de alquiler de bicicletas eléctricas por minutos u horas.

Patinete eléctrico

Seguro que has visto a gente montando en patinete eléctrico por tu ciudad. Y es que es una de las tendencias en movilidad sostenible urbana que ha llegado para quedarse. Se ha convertido en una alternativa ecológica de transporte, que permite evitar atascos y aparcar fácilmente en cualquier parte. Esta opción no contamina si realizas las cargas con energía limpia, así será 100% verde.

El coche eléctrico

Otro medio de transporte que está adquiriendo un gran protagonismo es el coche eléctrico. Puesto que sigue siendo la forma más habitual de transporte, si optamos por un vehículo eléctrico estaremos reduciendo considerablemente nuestra huella de carbono.

Moto eléctrica

La moto eléctrica al igual que el coche eléctrico es un medio de transporte respetuoso con el medio ambiente. Además, cargarla es mucho más barato que llenar el depósito de una moto tradicional, así como su mantenimiento y reparaciones al no necesitar aceite.

Transporte público

Utilizar el metro, tren o autobús en lugar del vehículo privado ayuda a reducir emisiones considerablemente. Además, el uso del transporte público no sólo ayuda al medio ambiente sino que también lo hace a tu bolsillo.

Por otro lado, los diferentes medios de transporte como metro o autobús ya se están pasando a las energías renovables.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Ciudades verdes

El 01 de Noviembre se celebra a nivel mundial el día de la ecología... Con este motivo, queremos compartir la información de algunas ciudades verdes increíbles que deberían ser un ejemplo para todo el mundo.

01 de Noviembre día de la ecología

Ciudades verdes

Con el fin de mejorar la calidad de vida y hacer frente a los grandes desafíos ecológicos de la humanidad, al rededor del mundo arquitectos y urbanistas desarrollan nuevas formas de vivir que nos hacen repensar el espacio en el que nos desarrollamos y nuestra relación con ello.
Priorizar criterios medioambientales en las viviendas, mejorar la eficiencia del transporte, optimizar la producción de bienes y servicios o mejorar la gestión de los residuos, son algunas de las medidas que en países como Reino Unido, Alemania, Islandia y Suecia han adoptado para convertirse en ciudades verdes o para hacer grandes complejos ecológicos.

REIKIAVIK, ISLANDIA

REIKIAVIK, ISLANDIA
Por ejemplo la ciudad Reikiavik, capital de Islandia, ha demostrado que puede abastecer a toda la población con energías renovables, al tener autobuses con combustible de hidrógeno, además de suministrar electricidad a sus ciudadanos a partir de la energía geotérmica e hidráulica.

BEDZED, LONDRES

BEDZED, LONDRES
La urbanización BedZed al sur de Londres es una colección de edificios diseñado de arriba abajo para vivir sin utilizar combustibles fósiles en el día a día, se basa en decisiones de diseño simples y pragmáticas para hacer mínima la huella del carbón. Además, se usa prominentemente en las casas, sin que sean ocultadas, las cubiertas verdes de placas solares y la calefacción combinada, las calderas eléctricas y los contadores de energía. El arquitecto Bill Dunster, diseñador del proyecto BedZed, dice que vivir con poco carbón es una doble victoria: “No sólo ahorramos dinero en un año, sino que además salvamos el planeta”.

FRIBURGO, ALEMANIA

FRIBURGO, ALEMANIA
Friburgo, al sur de Alemania, es un buen ejemplo del estilo de vida verde a gran escala. El 90% de los estudiantes de la ciudad van en bici y usan los bien planificados autobuses y tranvías que sólo hacen un trayecto que atraviesa la ciudad. Los tranvías son tan centrales que todo el sistema de tráfico está diseñado para que de manera automática los semáforos de tranvía se pongan en verde siempre. Es una medida que ha reducido a la mitad el tiempo que dura el trayecto por la ciudad.

VAUBAN, ALEMANIA

VAUBAN, ALEMANIA
En el distrito ultraverde de la ciudad, Vauban, también Alemania, sólo permiten la construcción de edificios que tengan cubiertas aptas para la energía solar. Los espacios libres o de aparcamiento fuera de las casas están reservados para parques infantiles, jardines o espacios deportivos. Friburgo y Vauban parecen haber cautivado la atención del resto del mundo.

Bo01, SUECIA

Bo01, SUECIA
Más al norte de Europa, Bo01 en Malmoe, Suecia, es otro ejemplo de cómo pueden ser las ciudades verdes en el futuro. El Gobierno sueco comenzó en 2001 un programa de inversiones a 20 años para contribuir a que la ciudad, que tradicionalmente, se había dedicado a la construcción de barcos, se reinvente a sí misma como ciudad ecológica líder en el mundo.

MALMOE, SUECIA

MALMOE, SUECIA
Malmoe, Suecia, actualmente está conformado por la silueta de nuevos edificios de más de 40 estilos arquitectónicos distintos. El centro peatonalizado de la ciudad está libre de coches y lleno de plantas florecientes. Núcleos de edificios de 4 y 5 plantas albergan colegios, tiendas, mercados y viviendas, todo junto. El plan de transportes públicos favorece los autobuses y tranvías, las bicicletas o ir andando antes que el uso del coche. Las energías renovables procedentes de una planta geotérmica provee cuatro quintas partes de el total de la energía que la ciudad necesita y el resto procede de energía solar y eólica.

Para crear ciudades verdes se deben seguir una serie de patrones:
  • Aprovechar las viviendas disponibles, de forma que se reduzca el consumo de suelo, infraestructuras y otros recursos.
  • Concienciar a la población para reducir, reutilizar y reciclar productos.
  • Fomentar la movibilidad urbana libre de vehículos automotores, mediante la inversión en infraestructuras que permitan un tránsito peatonal y en bicicleta, así como un transporte público eficiente, viable y ecológico.
  • Ofrecer la posibilidad e incentivar que los ciudadanos puedan producir su propia energía, así como desarrollar sistemas que permitan transformar los residuos en energía.
  • Mejora de la calidad de vida de los ciudadanos mediante un  aire más limpio, un mayor acceso a los servicios y una mayor atención a la producción local.